L10n, Planet Ubuntu, Quick thoughts

Gente que valora lo que haces y gente que no

English version on request.

Hace poco tiempo, y de manera completamente inesperada, una persona me escribió el tuit siguiente:

No está de más decir que esta breve misiva me provocó una gran satisfacción, ya que la traducción es una labor que pasa desapercibida casi todo el tiempo, algo que la gente da por sentado. Y el hecho de que esa persona se haya tomado la molestia de buscar mi nombre en Internet y dirigirme unas palabras de agradecimiento me motiva a seguir realizando con cariño y cuidado (ya que los traductores también somos lingüistas, lexicólogos, etc.) esta labor altruista, que me ha valido hasta ahora el reconocimiento del proyecto Ubuntu, The Document Foundation, GNOME y varios desarrolladores independientes de software libre o de código abierto. Y no solo eso: mi oficio me ha motivado a aprender hasta ahora dos lenguas más.

Es un contraste muy marcado contra lo que tengo que lidiar en otras ocasiones: descalificaciones e incluso insultos. El más reciente, de un empleado de Canonical, que me acusó de imbécil, trol y de «no tener una vida». No, señor, le aseguro que sí tengo una vida: además de traductor soy un docente de inglés, una labor tanto o más valiosa como la suya, programador, la cual respeto y admiro tras años de haber colaborado con otros profesionales de la ingeniería de software.

Me queda claro que debatir acerca del lenguaje (un tema que me fascina, evidentemente) despierta grandes emociones, pero cuando se tacha a alguien de «trol» (¿conoce Ud. el significado y uso correcto de este término?) por expresar una opinión, me parece que no se vale: no es justificable ni tolerable. Y creo que estoy en todo mi derecho de utilizar mi Twitter para expresarme: si no le gusta mi opinión, por mí perfecto, es válido. Pero jamás he atacado a nadie: ¿por qué dejarme?

Pero así es el Internet.

Standard